Millenials y empresas: el difícil puzzle de encajar trabajadores del siglo XXI en compañías del XX


Posted on julio 31st, by Recode in actualidad. No Comments

Millenials y empresas: el difícil puzzle de encajar trabajadores del siglo XXI en compañías del XX

Clasificar, delimitar, poner etiquetas, nos ayuda a comprender las características comunes de determinados grupos. Ocurre con las distintas generaciones a las que, tanto desde la sociología, el marketing o el periodismo intentamos descifrar y entender, ya sea para describirlas o venderles mejor, según desde dónde las abordemos.

Desmenuzada ya la generación X, es tiempo hoy de mirar con lupa a la generación Y, más conocida como millenials. A ella se enfocan en la actualidad la mayoría de estudios tanto en investigación social como de mercados, porque son las personas nacidas entre comienzos de la década del 80 hasta mitad de los 90 quienes tendrán el mayor protagonismo económico y social en los años que nos tocan por vivir.

Quienes tienen entre 20 y 35 han empezado a incorporarse y se incorporarán al mercado laboral hasta convertirse en 2025 en el 75% de la fuerza de trabajo en el mundo, según un estudio de la consultora Deloitte. Conocemos de los millenials muchos comportamientos y actitudes frente al mundo que les toca vivir, pero menos sabemos sobre cómo se preparan (¿o no?) las empresas para esta nueva camada de empleados que les llega. Rastreando la opinión de los expertos podemos descubrir algunas respuestas y tendencias, pero antes conviene definir de qué hablamos cuando decimos millenials.

 

¿Vagos narcisistas o ciudadanos con conciencia?

Si hay algo en lo que coinciden los numerosos estudios y encuestas sobre los millenials es en describirlos como nativos digitales. Para ellos, el empleo de la tecnología es parte de su vida diaria, porque han nacido con ella. Es una generación que se caracteriza por el empleo continuo de teléfonos inteligentes y el uso de redes sociales, comportamientos que influyen en los patrones de consumo, basados fuertemente en el ‘boca a boca’ y que convierte a cada uno de estos jóvenes en medios de comunicación en sí mismos.

Se dice también de ellos que retrasan su paso a la edad adulta (viven por más tiempo con sus padres o se casan más tarde, por ejemplo), que no están dispuestos a hipotecarse la vida para pagar una casa o que desconfían de los bancos. La revista Time los llevó a su portada con el titular La generación del yo-yo-yo llamándolos “perezosos, narcisistas y consentidos”. Aunque luego llegó otro artículo del The New York Times para redimirlos, como bien explica Rubén Romero Santos en un reportaje de Icon: “No es que sean narcisistas, es que no se fían de las instituciones. No son vagos, es que cobran poco. Y no son consentidos, es que les gusta comer sano y el comercio justo”.

Portada de la revista 'Time' con la generación 'millenials' como protagonista.

Portada de la revista ‘Time’ con la generación ‘millenials’ como protagonista.

Sean como sean, la radiografía de sus actitudes y comportamientos es algo que las empresas tendrían que tener en cuenta, no solo para venderles sus productos y servicios cuando se conviertan en la capa de la sociedad que más mueva el consumo, sino para atraerlos a sus plantillas de trabajadores. ¿Lo hacen? ¿Cómo?

 

Adiós al empleo de toda la vida

Los millenials son un grupo de 80 millones de personas en EE UU y algo más de ocho millones en España. “Más vale que aprendan su forma de trabajar para poder tenerlos en sus empresas”. La frase es de Julia Prats, profesora de Iniciativa Emprendedora del IESE. Las escuelas de máster en España ya están adaptando sus programas a las demandas de esta generación. Aunque el esfuerzo innovador se empieza a notar también en el ámbito laboral, las compañías van un poco más lento y con retraso con respecto a Estados Unidos y los países más avanzados de Europa.

“Ante la escasez de talento, son clave para satisfacer las necesidades e impulsar el crecimiento de cualquier negocio”, aseguró Mónica Flores, directora general de Manpower Group Latinoamérica, en el último Foro Forbes Mujeres Poderosas de Centroamérica 2015. Su reflexión partía de un dato preocupante: el 50% de los empleadores de aquel continente reportan dificultades para cubrir sus vacantes, según una encuesta de su propia empresa y, sin embargo, sólo el 2% está buscando activamente jóvenes para sus plantillas.

Claro que no solo hay que buscarlos sino también saber qué ofrecerles para captarlos, porque, como defendían los artículos de The New York Times e Icon, “el problema no es que no produzcan, sino que les pagan poco y, si no vas a tener un buen sueldo, mejor dedicarte a lo que más te plazca, así que todos se enfrascan en trabajos más o menos creativos, esperando ser el próximo Mark Zuckerberg y fundar su propio Facebook”.

Todos los estudios apuntan que son jóvenes que prefieren prescindir de salarios mejores pero trabajar en empresas menos codiciosas, con el modelo de garaje y los vaqueros y camisetas como guía. Lo confirma el periodista Kevin Roose en su libro Young Money: Inside the Hidden World of Wall Street’s Post-Crash Recruits, en el que retrata a esta generación. “Son jóvenes financieros, pero envidian a sus amigos que trabajan en Facebook o Google. Se mueven antes por prestigio que por dinero. Y no quieren hacer algo que algunos entienden como perverso y codicioso”. “Esta generación trabajará para quien le apetezca, donde le apetezca y por el tiempo que le apetezca”, advierte Carlos Ortiz-Cañavate, socio de la consultora PriceWaterHouseCoopers. Y con esto quiere decir que tendrán un “nomadismo brutal” al que las empresas están empezando a buscarle la vuelta.

Iñaki Ortega es uno de los expertos españoles que más se dedica a destripar a esta generación tan difícil de fotografiar, ha publicado el libro Millenials, inventa tu empleo y es quizás quien mejor respuesta puede dar a la pregunta que nos planteamos en este post, acerca de si las empresas están preparadas para absorberlos, en numerosos artículos que ha escrito sobre el tema. “Los millenials se están desarrollando profesionalmente en un contexto muy complejo. Por una parte, la larga crisis les ha inducido a desarrollar actitudes laborales proactivas e innovadoras; por otra, la rápida evolución tecnológica en la que han crecido les ha convertido en los mejor preparados para afrontarla”, dice en una nota que firma con Ignacio Suárez-Zuloaga.

“El estudio sociológico de estos jóvenes pone de manifiesto que muchos de ellos tienden a cumplir la regla de las “cuatro ces”: están dispuestos a cambiar de empleo o de ciudad, son más creativos, son propensos a la cooperación y cuentan con una mayor preparación científico-técnica”. Como sus héroes son Zuckerberg o Larry Page, empresarios que con pocos recursos se han convertido en los hombres más influyentes del mundo en base a imaginación y pasión por sus proyectos, el emprendimiento individual se está convirtiendo en su primera opción. Confían más que en él que en el funcionariado o el empleo para toda la vida.

De ahí que “los valiosos yacimientos de empleo de los cualificados millenials resultan cada vez menos accesibles para las grandes empresas”, analizan los especialistas. Eso las está forzando a buscar la forma de integrar las actitudes y capacidades de este colectivo. “Para incorporarlos a sus plantillas están promoviendo el intraemprendimiento” o innovación abierta, que genera nuevos negocios y trabajos por proyectos. “La forma de tratarlos debe ser sustancialmente distinta a la de los empleados habituales”, aconsejan para que no se marchen. Y es que, como pronostica el profesor Christiansen, de la Universidad de Harvard, las compañías están abocadas al fracaso si no trabajan con estos nuevos emprendedores, inventores de la economía colaborativa, actores de la nueva innovación abierta en las empresas, adaptados al cambio digital, que se mueven bien en las redes sociales y entienden cómo se comportan los clientes. Martin Boehm, decano de Programas de IE Business School, reflexiona en la misma dirección: “Les gusta probar y aprenden de sus errores. Las multinacionales pueden aprovechar estas formas distintas de hacer las cosas para abrir mercados o lanzar nuevos productos”.

Imagen modificada de Hollywood Branded bajo licencia Creative Commons

 

compartir:




Los comentarios están cerrados.

últimas entradas del blog de recode
Marketing sensorial: comprar (y vender) con los cinco sentidos

Cada vez escuchamos y leemos más novedades, emprendimientos e iniciativas vinculadas al denominado marketing sensorial. Se trata del tipo de marketing que...

La felicidad, tema (siempre) de moda en la investigación social

Revisando nuestro time line de Twitter y nuestro muro de Linkedin, nos hemos dado cuenta que mes sí, mes también,...

Zygmunt Bauman y su aporte a la investigación social

Cuando muere alguien que hemos leído con atención, que hemos estudiado y de quien nos aprendimos y asimilamos sus teorías y conceptos,...

Cuando los estudios de mercado necesitan más de la creatividad

Ya nos gustaría a las consultoras de mercado (y a nuestros clientes) que las preguntas que nos planteamos para lanzar un nuevo...

Apple, Steve Jobs y las consultoras de mercado

“A la mierda con lo del cliente siempre tiene la razón”. Furioso por no encontrar respaldo a uno de sus proyectos y...

¿Por qué medir es tan importante?

Hemos hablado ya antes en este blog, sin decirlo de manera directa, de lo fundamental que resultan los datos, las cifras, las...

Investigación de mercado: cifras y tendencias del último año

Descubriendo juntos ha sido el título del VIII Encuentro La Investigación a Análisis organizado de manera conjunta por Aedemo, Aneimo y Esomar,...

Naming: herramientas de investigación de mercado para el bautizo de una marca

Poner el nombre a una marca o a un producto quizás sea el desafío más difícil de todos los que tenemos que...

Análisis predictivo: qué es y cómo puede ayudar a tu negocio

Econsultancy y RedEye publicaron hace un par de semanas un informe sobre Analítica Predictiva en el que exponen que el 40%...

Clientes, consumidores y compradores, tres categorías a tener en cuenta en marketing e investigación de mercado

La terminología es un aspecto muy importante para una empresa de investigación de mercado. La lengua es algo vivo, que no para...

Cualitativa y cuantitativa: los mejores insights surgen de combinar las dos investigaciones

La cualitativa y la cuantitativa son las dos tipologías de técnicas principales que utiliza una empresa de investigación de mercado y de...

¿Qué hace una empresa de investigación de mercado?

La semana pasada nos encontramos en Twitter un vídeo publicado por Esomar que nos ha servido de disparador para escribir esta...

¿’Big data’ o investigación de mercado? Juntos son más

Ahora que en el mundo de las empresas todo parece girar en torno al big data, nos apetece pararnos un rato a...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies