El paro, entre los nuevos criterios para la clasificación socioeconómica de los hogares


Posted on mayo 11th, by Recode in actualidad. No Comments

El paro, entre los nuevos criterios para la clasificación socioeconómica de los hogares

A medida que cambia una sociedad evolucionan también las variables para estudiarla. Desde que en 2007 comenzara la crisis económica, en España nos hemos encontrado con una reducción de las clases medias y de los ingresos en los hogares. Estos cambios, sin embargo, no se veían reflejados en los estudios, según los cuales la clase alta estaría aumentando y la clase baja, disminuyendo. Los criterios empleados desde 1998 hasta ahora habían quedado desactualizados, lo que se reflejaba en un deterioro en los resultados de los análisis.

Para que los estudios sociales tengan en cuenta y reflejen esta realidad actual, AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación) y ANEIMO (Asociación Nacional de Empresas de Investigación de Mercados y Opinión Pública) han establecido una nueva clasificación socioeconómica de los hogares españoles, que será la que se emplee a partir de ahora en el Estudio General de Medios (EGM) y será el referente a emplear en la investigación de mercados.

La estructura social en la que vivimos es el resultado, y a la vez la causa, de las relaciones que establecen sus individuos. Es una estructura que cambia a medida que lo hace la distribución de los recursos. No solo los económicos; también otros como, por ejemplo, el acceso a los títulos educativos y la importancia que tienen éstos a la hora de acceder al mercado laboral.

El sistema de clasificación vigente desde 1998 hasta ahora tenía en cuenta al sustentador principal del hogar, y se basaba en el cruce de dos variables: nivel de estudios y profesión. A partir de estos criterios, la estratificación socioeconómica de los hogares se dividía en cinco niveles de ingresos: bajo, medio-bajo, medio-medio, medio-alto y alto. Pero no tenía en cuenta variables como la tasa de paro o el número de miembros de una unidad familiar, tan importantes en la actualidad.

Nueva clasificación socioeconómica de AIMC y ANEIMO

Para establecer los nuevos criterios de clasificación socioeconómica, AIMC y ANEIMO tomaron los datos de ingresos en el hogar recogidos en las nueve últimas olas del Estudio General de Medios desde 2011. Partieron de la variable anterior (el cruce entre el nivel de estudios y la profesión) y, después de analizar otra serie de variables recogidas en el EGM, se añadieron otros dos criterios: la actividad del sustentador principal y el cruce entre el número de miembros del hogar y el número de individuos con ingresos.

Así, el nuevo modelo que establecen AIMC y ANEIMO utiliza estas tres variables:

– La matriz original (la profesión del sustentador principal y su nivel de estudios) con asignaciones actualizadas

– La actividad del sustentador principal: (trabaja, jubilado, parado, inactivo)

– Nuevas variables: tamaño de hogar y nº de individuos con ingresos en el hogar

Cada una de las tres variables lleva asignados unos coeficientes, que sumados dan lugar a una estimación de los ingresos en el hogar. Y de los 5 grupos del modelo anterior, se pasa a 8, de manera que los estratos sean más representativos.

Las dos tablas siguientes reflejan los resultados de la segmentación socioeconómica de los hogares españoles tras aplicar los anteriores criterios y los actuales. El segundo gráfico nos muestra unos resultados más realistas de los diferentes grupos de población:

evolucion de los criterios de clasificacion socioeconomica_analisis de mercados

La importancia de la clasificación socioeconómica en los estudios de mercado

Contar con un sistema de segmentación socioeconómica apropiado es fundamental para la investigación de mercados. El nivel socioeconómico nos permite dividir la población en grupos con distinto poder adquisitivo y estilos de vida.

Según su nivel socioeconómico, los individuos afrontan de diferentes maneras el consumo de productos y marcas, el proceso de compra o la exposición a medios de comunicación. No solo influye en los recursos de que disponen y en sus posibilidades de consumo; también en sus opiniones, sus comportamientos y actitudes.

Por eso, a la hora de elaborar análisis de mercado y estadísticas sociales, es muy importante disponer de criterios que nos permitan segmentar esas diferentes realidades, y no estudiar conjuntamente a una población en general, sino también a los distintos grupos que la componen.

Historia reciente de la clasificación socioeconómica

Karl Marx y Max Weber fueron los primeros autores en estudiar las diferencias entre los individuos de una misma sociedad. Pero fue ya en el siglo XX, con el auge de los medios de comunicación de masas y el nacimiento del marketing, cuando se empiezan a diseñar modelos de estratificación socioeconómica.

Los primeros sistemas para estratificar socioeconómicamente a la población se realizaron en los años 30 para estudiar a la audiencia de los medios de comunicación masiva. La International Broadcasting Corporation desarrolló en 1937 un sistema que utilizaba como variables la vivienda, la disposición de servicio doméstico y la posesión de bienes como coche y teléfono para distinguir entre cuatro grupos socioeconómicos.

También en el Reino Unido, en 1947, comenzó a utilizarse un modelo que en este caso utilizaba el nivel de ingresos para segmentar la población en cinco grupos. A finales de la década de los 40 se diseña también el índice Warner, que utilizaba como variables la ocupación, la fuente de ingresos, la zona residencial y el tipo de vivienda. Cada variable tenía asignado un coeficiente, que después se combinaba con el resto de forma ponderada.

Algo similar a lo que se utilizaría más tarde en el índice de Hollingshead, que tenía solo en cuenta la ocupación y el nivel educativo. Dos variables que, si nos fijamos, son las mismas empleadas hasta ahora.

En 1980 ESOMAR (European Society of Opinion and Marketing Research) crea un grupo de trabajo para homogeneizar los sistemas de segmentación, que elabora un modelo que emplea dos variables: la ocupación del sustentador principal del hogar y su nivel de estudios.

A partir de 1988 comienza a elaborarse el sistema de clasificación que hemos empleado desde 1998 hasta ahora: al modelo anterior se añade también la variable de estatus económico, que se emplea para los sustentadores principales que no se encuentran laboralmente activos, a partir del número de bienes que posee el hogar, de un total de diez bienes diferentes.

El nuevo sistema actual nos permitirá tener en cuenta realidades más cercanas a la situación económica de los hogares en la actualidad.

compartir:




Los comentarios están cerrados.

últimas entradas del blog de recode
Marketing sensorial: comprar (y vender) con los cinco sentidos

Cada vez escuchamos y leemos más novedades, emprendimientos e iniciativas vinculadas al denominado marketing sensorial. Se trata del tipo de marketing que...

La felicidad, tema (siempre) de moda en la investigación social

Revisando nuestro time line de Twitter y nuestro muro de Linkedin, nos hemos dado cuenta que mes sí, mes también,...

Zygmunt Bauman y su aporte a la investigación social

Cuando muere alguien que hemos leído con atención, que hemos estudiado y de quien nos aprendimos y asimilamos sus teorías y conceptos,...

Cuando los estudios de mercado necesitan más de la creatividad

Ya nos gustaría a las consultoras de mercado (y a nuestros clientes) que las preguntas que nos planteamos para lanzar un nuevo...

Apple, Steve Jobs y las consultoras de mercado

“A la mierda con lo del cliente siempre tiene la razón”. Furioso por no encontrar respaldo a uno de sus proyectos y...

¿Por qué medir es tan importante?

Hemos hablado ya antes en este blog, sin decirlo de manera directa, de lo fundamental que resultan los datos, las cifras, las...

Investigación de mercado: cifras y tendencias del último año

Descubriendo juntos ha sido el título del VIII Encuentro La Investigación a Análisis organizado de manera conjunta por Aedemo, Aneimo y Esomar,...

Naming: herramientas de investigación de mercado para el bautizo de una marca

Poner el nombre a una marca o a un producto quizás sea el desafío más difícil de todos los que tenemos que...

Análisis predictivo: qué es y cómo puede ayudar a tu negocio

Econsultancy y RedEye publicaron hace un par de semanas un informe sobre Analítica Predictiva en el que exponen que el 40%...

Clientes, consumidores y compradores, tres categorías a tener en cuenta en marketing e investigación de mercado

La terminología es un aspecto muy importante para una empresa de investigación de mercado. La lengua es algo vivo, que no para...

Cualitativa y cuantitativa: los mejores insights surgen de combinar las dos investigaciones

La cualitativa y la cuantitativa son las dos tipologías de técnicas principales que utiliza una empresa de investigación de mercado y de...

¿Qué hace una empresa de investigación de mercado?

La semana pasada nos encontramos en Twitter un vídeo publicado por Esomar que nos ha servido de disparador para escribir esta...

¿’Big data’ o investigación de mercado? Juntos son más

Ahora que en el mundo de las empresas todo parece girar en torno al big data, nos apetece pararnos un rato a...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies