Design Thinking: investigación de mercados con empatía


Posted on Mayo 22nd, by Recode in actualidad. 1 Comment

Design Thinking: investigación de mercados con empatía

En el nuevo marketing el consumidor no se resigna a ser un receptor de los mensajes publicitarios de la marca: quiere contribuir en su proceso creativo, en el diseño de los productos y servicios, para que así estos se adapten a sus deseos y necesidades y le ofrezcan soluciones.

Es en este contexto en el que el Design Thinking surge como una herramienta valiosa para el marketing y el análisis de mercados: partir de las personas, de la observación de sus necesidades y problemas, para, a partir de la empatía, la creatividad y la sensibilidad de los diseñadores, crear ideas innovadoras que generen valor para la marca y para el cliente.

En palabras del CEO de la consultoría de diseño IDEO, una de las precursoras del Design Thinking como herramienta de marketing, esta metodología busca la forma de hacer compatibles las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con una estrategia de negocio que pueda convertirlos en valor para el cliente y en una oportunidad de mercado.

Productos, servicios, marcas, procesos, definición de modelos de negocio, definición de problemas… Como se basa en la creatividad, las aplicaciones del Design Thinking serán tantas como mentalmente podamos abarcar. Empresas tecnológicas como Apple, compañías automovilísticas como Ford o Toyota o de moda como Zara lo emplean en el diseño de sus productos.

Precisamente porque el Design Thinking favorece la creatividad y la búsqueda de soluciones antes no planteadas, es una metodología útil para la investigación de mercados. Y tiene en la etnografía, técnica cualitativa que empleamos en la investigación, un importante aliado para la recopilación de información sobre qué opinan y cómo se sienten los consumidores, en ese objetivo de empatizar con ellos.

El proceso del Design Thinking

El Design Thinking parte de un proceso en cinco etapas; siempre con la premisa de que en cualquier momento podemos volver atrás, ir de nuevo hacia adelante o saltarnos una etapa, ya que partimos de un proceso creativo en el que las ideas no siempre van a surgir en un orden lineal.

1. Empatizar. Es esencial para el proceso de diseño y lo que diferencia al Design Thinking. Para que el diseño sea útil para otros es fundamental entender sus sensaciones.

El Design Thinking parte de recolectar una gran cantidad de información cualitativa de una forma no intrusiva, mediante la observación y la conversación, en el contexto en que el usuario interactúa con la marca, el producto o el proceso que queremos analizar.

Para esto es especialmente útil la técnica de la etnografía, basadas en la observación natural de los consumidores, que nos permiten comprender sus sensaciones. Podemos registrar y organizar esta información mediante vídeos, fotos, notas de campo, grabaciones de audio…

2. Definir. Una vez que hemos recopilado toda esa información de los usuarios, es el momento de procesarla, de extraer aquella que nos aporte valor.

Con esas experiencias y opiniones tendremos que definir problemas, perspectivas y criterios que nos sirvan después para evaluar las futuras ideas.

3. Idear. Todas las ideas valen; de ideas que a priori parecen excéntricas pueden surgir soluciones innovadoras.

Es el momento de hacer brainstorming, de generar ideas conscientes e inconscientes, de poner sobre la mesa tanto las que parecen evidentes como las que no, sin valorarlas aún y sin prejuicios.

4. Prototipar. Una vez recopilada la información, definidos los problemas y generadas ideas, es el momento de comenzar a hacer prototipos. Materializar las ideas nos ayuda a ver las variables que influyen en cada problema y a visualizar posibles soluciones.

Los prototipos son también una forma de presentar posibles soluciones a los usuarios y recibir de ellos un feedback. No son definitivos, nos sirven para avanzar en la búsqueda de soluciones.

5. Evaluar. A partir de esos prototipos, pedimos su opinión a los usuarios y recolectamos información, de la misma manera que lo hemos hecho al principio del proceso. Se los daremos a probar y también les pediremos que los comparen entre ellos.

Ese feedback nos ayudará a refinar el prototipo. Gracias a la evaluación podremos comprobar si hemos acertado con las soluciones e, incluso, si estábamos en lo correcto cuando definimos el problema.

Como en la etapa inicial, lo más valioso es que el usuario pueda interactuar con el prototipo con libertad, en su contexto, para obtener valor de su experiencia.

Las características del Design Thinking

El Design Thinking se basa en la empatía, la colaboración, lo lúdico y lo visual. Soluciones nuevas y exitosas solo pueden surgir descubriendo lo que esperan los consumidores, empatizando con ellos para resolver sus necesidades. Para adoptar ‘la actitud del diseñador’, además de empáticos, deberemos ser observadores, curiosos y tener en cuenta que de cualquier detalle puede surgir información.

La colaboración de profesionales de diferentes disciplinas, con puntos de vista distintos, nos permitirá generar ideas nuevas que vayan a la raíz del problema. Bastará con que una de ellas sea conocedora de la metodología del Design Thinking.

El mayor potencial de generación de ideas se alcanza en ambientes distendidos. Por eso tiene importancia la parte lúdica, disfrutar durante el proceso del Design Thinking.

La creatividad y la aparición de soluciones se fomentan también mediante lo visual, como método para organizar la información y como inspiración. Buscaremos un lugar amplio, en el que podamos contar con paredes en las que colgar toda la información que vayamos recopilando. Necesitaremos como materiales rotuladores, hojas de papel, lápices de colores, post-its, una cámara de fotos…

Como para el Design Thinking una imagen vale más que mil palabras, los prototipos nos servirán para plasmar esas ideas y para avanzar en su mejora, además de para recibir un feedback de los usuarios.

Imagen de Geralt bajo licencia Creative Commons

compartir:




Una respuesta a “Design Thinking: investigación de mercados con empatía”

  1. […] hemos hablado en un post anterior sobre el design thinking de la necesidad que tienen las marcas de empatizar con el consumidor, para conocer sus deseos y […]

últimas entradas del blog de recode
Marketing sensorial: comprar (y vender) con los cinco sentidos

Cada vez escuchamos y leemos más novedades, emprendimientos e iniciativas vinculadas al denominado marketing sensorial. Se trata del tipo de marketing que...

La felicidad, tema (siempre) de moda en la investigación social

Revisando nuestro time line de Twitter y nuestro muro de Linkedin, nos hemos dado cuenta que mes sí, mes también,...

Zygmunt Bauman y su aporte a la investigación social

Cuando muere alguien que hemos leído con atención, que hemos estudiado y de quien nos aprendimos y asimilamos sus teorías y conceptos,...

Cuando los estudios de mercado necesitan más de la creatividad

Ya nos gustaría a las consultoras de mercado (y a nuestros clientes) que las preguntas que nos planteamos para lanzar un nuevo...

Apple, Steve Jobs y las consultoras de mercado

“A la mierda con lo del cliente siempre tiene la razón”. Furioso por no encontrar respaldo a uno de sus proyectos y...

¿Por qué medir es tan importante?

Hemos hablado ya antes en este blog, sin decirlo de manera directa, de lo fundamental que resultan los datos, las cifras, las...

Investigación de mercado: cifras y tendencias del último año

Descubriendo juntos ha sido el título del VIII Encuentro La Investigación a Análisis organizado de manera conjunta por Aedemo, Aneimo y Esomar,...

Naming: herramientas de investigación de mercado para el bautizo de una marca

Poner el nombre a una marca o a un producto quizás sea el desafío más difícil de todos los que tenemos que...

Análisis predictivo: qué es y cómo puede ayudar a tu negocio

Econsultancy y RedEye publicaron hace un par de semanas un informe sobre Analítica Predictiva en el que exponen que el 40%...

Clientes, consumidores y compradores, tres categorías a tener en cuenta en marketing e investigación de mercado

La terminología es un aspecto muy importante para una empresa de investigación de mercado. La lengua es algo vivo, que no para...

Cualitativa y cuantitativa: los mejores insights surgen de combinar las dos investigaciones

La cualitativa y la cuantitativa son las dos tipologías de técnicas principales que utiliza una empresa de investigación de mercado y de...

¿Qué hace una empresa de investigación de mercado?

La semana pasada nos encontramos en Twitter un vídeo publicado por Esomar que nos ha servido de disparador para escribir esta...

¿’Big data’ o investigación de mercado? Juntos son más

Ahora que en el mundo de las empresas todo parece girar en torno al big data, nos apetece pararnos un rato a...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies